#La Cámara Errante

Por Mariflor Blaser.

 

 

Quiero seguir presentándote fotógrafos viajeros que han cambiado mi manera de ver la fotografía que yo hago. Como lo dije en la primera edición de esta columna, hay que investigar lo que otros han hecho ya. Aprender de sus experiencias. Cultivar tu mirada fotográfica a partir de la de otros. Mientras tanto, te pido que medites sobre lo que quieres hacer con las imágenes de tu último viaje o con aquellas que vas a tomar en tu próxima expedición. ¿Irán a un blog que estás pensando montar? ¿Quieres publicarlas en una revista de viajes?  ¿Quieres documentar una situación? ¿Sólo son para mostrarlas a tus amigos y familiares? ¿Estás pensando acaso en hacer una exhibición en esa galería que tanto te gusta? Es algo que dejo a tu consideración porque la edición de ese grupo de fotos que tomaste, por ejemplo, en la catedral de Westminster y la manera como tomas esas imágenes va a depender mucho de cúal público quieras que las vea.

Me encontré en la web a uno de mis fotógrafos favoritos y hablar de él me va a servir doble propósito no sólo porque en una entrevista que le hicieron, de la que transcribo parte, con motivo de su premio National Geographic, nos cuenta un poco sobre su proceso fotográfico sino porque además nos refiere algo de lo que escribí en el párrafo anterior: Para quien van sus fotos.

Aquí les dejo un video de una de sus sesiones:

 “….Dentro de Nomad Expediciones Fotográficas realizas varios viajes al año y por tanto muchísimas fotos. ¿Cuál fue el proceso para saber que que debías elegir esta fotografía para presentarla y no otra? ¿alguna historia que la haga especial?

No suelo presentarme a certámenes. Creo que este es el tercero en toda mi vida. De hecho en esta ocasión lo hice “in extremis”. Las fotografías  se presentaron una hora antes del cierre del certamen National Geographic 2012. En cuanto a la selección, en el apartado “Places” (lugares) se solicitaban fotografias que reflejara el ambiente de un lugar y, en Benarés, ese lugar es claramente el Ganges y en el Ganges lo que define el lugar es la relación de los fieles con el río, las ofrendas, las ceremonias religiosas. El equilibrio de luces era mágico, se mezclaban la luz de las velas con la iluminación exterior, en la esquina superior derecha, al mismo tiempo que la niebla difuminaba el horizonte. La rivera del Ganges formaba una diagonal casi perfecta de esquina a esquina del encuadre. Es una fotografía clásica que, claramente, describe el ambiente del lugar, tal y como solicitaba el National Geographic.

Esta  pacífica fotografía fué realizada en medio de una avalancha de pregrinos, a las 5 1/4 de la mañana, antes del amanecer. Me planté en medio, como he hecho en otras ocasiones, con el trípopde y la cámara, haciendo equilibrio sobre el barro que linda con el río. Las foto la tomé “a la antigua”, esto es, mirando por fuera de la cámara, con un disparador manual. En estas ocasiones la falta de luz y el lío hace que, para encontrar el momento justo de disparo, sea más razonable hacerlo así….”

 

ganges

 Preparando los rezos en el Ganges. Harry Fisch para Nomad Expediciones Fotográficas.

La foto de arriba fue la ganadora del premio National Geographic del 2012. Fisch quien era el primer español en ganar un premio de tal categoría, vió sus ilusiones rotas poco después ya que fue descalificado por el jurado del concurso por haber eliminado una bolsa en la escena en lugar de buscar un mejor encuadre.

Sigamos:

“…- La psicología, el buscar el momento, hacerte participe de lo que te rodea… son unas pocas características a tener en cuenta dentro de tu estilo de fotografía, ¿qué otras características son importantes junto a la de documentar la realidad?

Pues… Lo cierto es que yo no me considero un documentalista de la realidad.
“Mi” realidad es particular, consiste en ver a mi manera, especialmente esteticista, un momento, una mirada que guardan una relación con un modo determinado de ver un lugar, una cultura.
En la mayoría de los casos intento establecer un contacto visual con el fotografiado, intenso, cercano. Muchas veces me sorprende lo que he visto sin ver. No busco “cazar” a nadie, pero tampoco disfruto con el posado. Lo hago con la recreación de un ambiente e intento contar una historia en un fotograma. Con la visión más de cineasta
que de fotógrafo. . Por esa razón utilizo en la mayoría de los casos gran angulares. ¡ Un 50 mm es para mí un teleobjetivo !
No sé porqué, disfruto con la cercanía física y la relación personal . Me interesa reconducir el momento y crear una relación que finalmente se refleja en una fotografía.

 

Umbrellas

 – Y para terminar, ¿podrías dar algún consejo a la gente que le apasione este tipo de fotografía y aún están comenzando o quieran comenzar?

Si hay algo esencial, que cuesta mucho tiempo dominar, es la pausa, la observación calmada: el tiempo necesario para ver antes de fotografiar. Jugar al ajedrez mientras te persigue un tigre.

Sinceramente pienso que los buenos fotógrafos de viaje y de conflicto desarrollan la capacidad de mantener la visión, a veces inconsciente, y no dejarse llevar por el ansia de disparar a diestro y siniestro con la cámara.
No se trata de ver si hay suerte y “tomar” una foto. Las fotos se crean y esto no se hace con la cámara, sino con la cabeza y el corazón.
En definitiva, hay que desarrollar la técnica solo para poder olvidarse de ella y centrarse en lo verdaderamente importante: lo que está ocurriendo delante de ti, los diferentes factores (personas, luces, cosas) que vas a inmortalizar en la imagen y concéntrate en lo que quieres contar. Creo que esto es lo más complicado para un fotógrafo…”
(Mira la entrevista completa en www.xatakafoto.com)

 

Monjes

 

Leave a comment